Sindicato de Trabajadoras y Trabajadores de la Educación Costarricense.

(506) 2283-5360

(506) 2283-7079

200m este de la Iglesia de Lourdes, Montes de Oca, San José Costa Rica.

Trabajo decente: Una lucha por la dignidad humana

 

En el Sindicato de Trabajadoras y Trabajadores de la Educación Costarricense (SEC), no podemos pasar inadvertida la conmemoración de la Resolución aprobada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en el año 1999 sobre la temática del Trabajo Decente.


En razón de que las condiciones de trabajo, en el marco de la Globalización Económica, no han sido las más justas, más bien estos años han sido impredecibles y turbulentos.

 

La Globalización Económica, ha puesto en tela de juicio las convicciones y justificadas expectativas de mujeres y hombres de trabajo, respecto a la equidad y el
futuro del sistema económico y social, como también ante los requisitos para que pueda haber Desarrollo Sostenible.


De modo que, si queremos hacer cumplir la Resolución de la Organización Internacional del Trabajo acerca del TRABAJO DECENTE, debemos apuntar que este junto a los demás derechos laborales tienen que comenzar en el lugar de trabajo.


El mandato de la Organización Internacional del Trabajo, que es el de promover la justicia social mediante el mejoramiento del mundo del trabajo, implica:

 

-Defender los derechos de las/os trabajadoras/es, porque todos los que trabajan tienen derechos.

-Ayudar a crear las empresas y los puestos de trabajo decentes, sin los cuales esos derechos no pueden ejercerse.
-Hacer que los lugares de trabajo sean seguros.
-Extender la protección social.
-Consolidar alianzas entre sindicatos, empleadores y gobiernos, que permitan cumplir estas premisas. En la OIT, se denomina a ello Diálogo Social.

 

Tengamos muy claro, que la globalización económica define a nuestra época, y ella se ha caracterizado por establecer mecanismos en las relaciones laborales, que en poco o nada benefician a la clase trabajadora. Por tanto, con la concepción de TRABAJO DECENTE, la gran tarea es poner rostro humano a esa economía deshumanizada.Ello pasa porque los beneficios del Mercado lleguen a todas y todos.

 

La Agenda del Trabajo Decente, exige nuevos marcos analíticos. Necesitamos una nueva álgebra de eficiencia y productividad que mire las políticas sociales, no como un costo, sino como una sana retribución, la cual pueda cuantificar los beneficios económicos de las buenas relaciones laborales, de la protección social y de las medidas de seguridad en el trabajo, vale decir, una tarea fundamental es elaborar con la mayor precisión posible un concepto de lo que
debe entenderse y practicarse como eficiencia social.

 

Tenemos muy claro que el trabajo es un elemento que define fuente de creatividad y dignidad, y por ende, el trabajo es la ruta más segura para salir de la pobreza.

 

En este momento, en que conmemoramos la Resolución de la OIT sobre TRBABAJO DECENTE, deseamos dejar bien plasmado, que el TRABAJO DECENTE, se afirma en cuatro pilares fundamentales, ellos son:

 

1-El primero de estos pilares es el trabajo mismo.


2-El segundo está representado por los derechos en el trabajo, particularmente: libertad de asociación, derecho a negociación colectiva, erradicación del trabajo forzoso, la discriminación y el trabajo infantil.


3-El trabajo está vinculado a la concepción de seguridad y protección social.


4-La concepción concreta del trabajo decente, se centra en la idea de representación y diálogo. Esto es, las maneras en que la gente puede hacer oir su voz y que haya un diálogo social, el cual permita avanzar aún más, en el marco de unas relaciones laborales justas y equitativas.


El SEC exige a los candidatos a la presidencia, que ahora que se abre la campaña electoral, presenten a la población cuál será su política y compromiso respecto al Trabajo Decente, con el fin de mejorar las condiciones laborales y socio-económicas, del país

 

 

Please reload

Noticias Destacadas