Sindicato de Trabajadoras y Trabajadores de la Educación Costarricense.

(506) 2283-5360

(506) 2283-7079

200m este de la Iglesia de Lourdes, Montes de Oca, San José Costa Rica.

Que ladrones y estafadores repatríen sus capitales

April 4, 2016

 

 

Ayer Domingo 3 de abril del año en curso, se hicieron evidentes las denuncias que ya desde los años 80s del siglo XX, el movimiento sindical costarricense había planteado.

Desde esa década y de manera continua junto al sindicalismo otros movimientos sociales de manera reiterada habían venido planteando la necesidad imperiosa de que se investigara el traslado de capitales de personalidades de la política y del empresariado costarricense en depósitos de dinero básicamente a países como Panamá y de Bahamas. (PARAISOS FISCALES).

 

Esas acciones son las que conllevan a eludir y evadir las responsabilidades en el pago de impuestos a la HACIENDA PÚBLICA DE COSTA RICA.

 

Claro, era entendible que la clase política dominante como dice nuestro pueblo “No se iba poner la soga al cuello”, auto denunciándose, jamás lo iban hacer ni lo hicieron.

 

Lo que sí hicieron de manera inmediata fue poner en práctica una agenda neoliberal, copia textual de los ideólogos denominados CHICAGO´S BOYS, quienes lanzaron la tesis económica a nivel mundial en el sentido de que el Estado no tenía por qué intervenir en los asuntos internos de la economía del país, y agregaban que el Estado debería ser sólo un ente que administrara los servicios públicos, esto es: educación, justicia, salud, vivienda, entre otros Vale decir si se quiere, cuestiones no medulares en la esencia del desarrollo de un país.

Esta agenda neoliberal que comenzó a ser puesta en práctica en el año 1980 contempló lo siguiente:


1-Cartas de intenciones al Fondo Monetario Internacional FMI solicitándole préstamos diz que para el desarrollo del país.

 

2-Se elevaron las de servicios básicos, para con esos recursos poder hacerle frente al pago de los intereses de la deuda externa de nuestra patria.

 

3-Se reformó la Ley Orgánica del Banco Central de Costa Rica, en el sentido de autorizar que los préstamos que llegaban al país por parte de los Organismos Financieros Internacionales (Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Banco Internacional de Desarrollo, Banco Centroamericano de Integración Económica, Club de París y de la Banca Privada Internacional tales como: First National City Bank, United Bank, Banco Lyon, Banco Santander, Chasse Manhatan Bank) pudieran ser otorgados por parte del banco central tanto a bancos estatales como a bancos privados , aquí comenzó la DESNACIONALIZACIÓN DE LA BANCA.

 

4-De manera inmediata se puso en práctica el primer programa de Ajuste Estructural 1, a través del cual, se comenzó a modificar de manera sustancial, la estructura del Aparato Financiero Costarricense, en beneficio de las grandes transnacionales y del empresariado nacional.

 

5-El Estado Costarricense recibiendo órdenes expresas del Fondo Monetario Internacional y particularmente de sus presidentes Mr. Camdensus, obligó a que se aprobaran los proyectos año con año, denominados PL-480, cuyo propósito era, que el Estado Costarricense pidiera préstamos internacionales con el propósito único y exclusivo de comprar los excedentes de granos básicos a los productores agrícolas de los Estados Unidos de América. Esto conllevó a una doble problemática ya que se despedazó a los pequeños y medianos agricultores de granos básicos de nuestro país, quienes se vieron obligados a devolver sus tierras a los bancos, en razón de que no podían hacerles frente a sus deudas. 

 

6-Continuando con esta agenda Neoliberal, se aprobó en 1987 el Programa de Ajuste Estructural 2, el cual vino a consolidar ese modelo de Estado, que lejos de convertirse en una vía de despegue al desarrollo nacional, más bien nos hundió en el despeñadero del subdesarrollo económico y social.

 

7-Dentro de estas medidas Monetaristas se aumentó de manera desproporcionada del dólar de ¢8,60 centavos a ¢539, como lo tenemos en la actualidad, creando por ende niveles de una gran desestabilización económica, la cual sólo se podría solventar con más endeudamiento externo.

 

8-En el marco de este nuevo cuadro económico y social, se aprobó la Ley de Zonas Francas y Parques Industriales, mediante la cual se permite la instalación de empresas transnacionales que en lo fundamental se han venido dedicando a la maquila textil y tecnológica. Estas empresas transnacionales están exentas de cualquier pago de impuesto, esto según la Ley como un estímulo a la inversión extranjera. Alegan los empresarios de UCCAEP, que esto significa un gran beneficio, en tanto que fomenta el empleo y hay que decir que esto es una falacia porque el monto de los salarios que reciben nuestros trabajadores en dichas maquilas está muy, pero muy por debajo de los salarios que esas mismas empresas pagan en sus países de origen.

 

9-Para nadie es un secreto que la evasión en el pago de los impuestos por parte del sector empresarial a la Hacienda Pública y a la Caja Costarricense del Seguro Social, son un claro atropello a la dignidad nacional, en tanto que la clase trabajadora paga fielmente y mes a mes las cuotas que corresponden, pero estos señores empresarios se las dejan y ese dinero es el que se deposita de manera fraudulenta en los denominados PARAISOS FISCALES.

 

El actual Gobierno ha enviado a la Asamblea Legislativa más de 10 proyectos para lograr la recaudación de impuestos que el país requiere para retomar una senda de equilibrio económico. Sin embargo, consideramos que estos van en contra de la clase trabajadora por la forma en que están elaborados y de aprobarse esperamos que exijan el pago de impuestos como debe ser sin beneficios para quienes más poseen.

 

Con el tema de los Panamá Papers, se deja en evidencia que la clase política costarricense no tiene autoridad moral ni política para decir que defiende la democracia costarricense, todo lo contrario, y hay que decirlo “Sin pelos en la lengua”, han hurtado del erario público. 

También queda claro que se trata de políticos y empresarios, muchos de ellos involucrados en una campaña de desprestigio contra las y los trabajadores del sector público, señalándolos como culpables de la crisis fiscal.

 

Exigimos a las entidades encargadas hacer justicia para que se obligue a estas personas a repatriar los capitales, con lo cual se resolvería el problema del déficit fiscal.

Please reload

Noticias Destacadas